8/6/09

La piel que brilla

-Le quiero ¿sabes?, de veras, cuidaré de él, estará a salvo conmigo. ¡Pobre Seth!, todo resulta muy horrible ¿verdad?, la pesadilla de la infancia, y cada vez es peor. Algún día te despertarás y habrá pasado. Tu bonita piel se arrugará y se resecará, perderás el pelo, la vista, la memoria, la sangre se te espesará, los dientes se te volverán amarillentos, empezarás a oler mal y a tirarte pedos, todos tus amigos habrán muerto, sucumbirás a la artritis, a los achaques, a la demencia senil, te mearás, te cagarás, babearás... reza para que cuando todo eso ocurra tengas a alguien que te quiera, porque si eres amado todavía serás joven. ¡Oh!, la inocencia puede ser un infierno.


2 comentarios:

  1. jelooooooooooouuuuuuuuuuuuuuu! qué alegría Dalia!!! que tengas un blog, que escupas lo que quieras, y que se te vaya archivando ahí, en un rincón de esta blogosfera maravillosa, que nos puso en contacto una vez, sin habernos conocido nunca!
    avanti muchacha!!! usted puede!!!

    ResponderEliminar
  2. Y que buena nota has tomado con este texto tan particular de la piel que brilla, se me pone la piel de pollo...
    besotes y adelante con el blog

    XiM

    ResponderEliminar