8/9/09

Sobre el eterno retorno




En la concepción mítica (también para los presocráticos esto es así) el tiempo tiene un carácter circular. Esto permite a los seres humanos arcaicos soportar el paso de la historia que de este modo “no deja nada atrás”. Es una concepción del tiempo accesible al regreso. Les da la capacidad, por vía de los actos rituales, de revivir acontecimientos significativos protagonizados por dioses y héroes que ocurrieron in illo tempore: “Un rito es la repetición de un fragmento del tiempo originario, nos dice Mircea Eliade en su Tratado de Historia de las religiones.
Según este autor (Nietzsche, cfr. “El mito del eterno retorno”) fue el cristianismo el que rompió definitivamente con una concepción cíclica del tiempo introduciendo una historia lineal, con un principio: la creación ex – nihilo, un acontecimiento irrepetible y esencial: la redención, y un acabamiento: la segunda parusía narrada en el Apocalipsis.

La historia así concebida tiene un finalidad, es una concepción teleológica del tiempo. Pero además, fíjate, la historia del mundo es una isla insignificante en el mar de la eternidad del que proceden y a el que van “las supuestas cosas eternas”. Este mundo queda así “desvalorizado”, puro tránsito sin peso.

Para Nietzsche está claro: concebir así el tiempo y la historia es una flagrante infidelidad a la tierra en favor de ese imaginado “mundo verdadero” de la filosofía y el cristianismo. Y ahí radica su reivindicación del “eterno retorno”.
-----------------------------------------------------------------------------------
“El eterno retorno o la pasión por el ahora”
Desde Parménides, pasando por Platón y recorriendo a juicio de Nietzsche toda la historia de la filosofía occidental, se ha producida una desvalorización del mundo sensible. Lo que nace y muere, lo que es y no es: el devenir, no puede ser la verdadera realidad, nos dicen. Los sentidos (el cuerpo) que nos muestran el cambio mienten. Deben existir entes eternos e inmutables objetos del verdadero conocimiento, de la razón. Ahí tenemos la génesis del “mundo verdadero” de los filósofos en su histórica huida de una fugacidad insoportable para “los seres más infelices”, en su histórica huida de la “insoportable levedad del ser” (robo la expresión del título de la novela de Milan Kundera).

Pero para el que acepta la “muerte de Dios”, es decir para el que rechaza la existencia de una tal realidad transmundana, no queda más que devenir, fugacidad, instante... Para el superhombre sólo queda la vorágine dionisiaca, la voluntad de poder en su insaciable afán de crear nueva formas y destruir las antiguas: donde hay nacimiento tiene que haber muerte.

¿Cómo es posible dar valor a lo que sólo es fugaz? Se pregunta el superhombre… con la aceptación del “eterno retorno”.

El eterno retorno, es la consideración circular del tiempo. Todo lo que sucede volverá a suceder en un ciclo eterno. Supone transmutar la fugacidad del instante en eternidad, puesto que cada uno de los ahora de tu vida se repetirán eternamente. Significa, pues, una valorización de este mundo en continuo cambio sin recurrir a transmundos ideales (el propio Mircea Eliade dice que el eterno retorno de las culturas míticas supone una “valoración metafísica de la existencia humana”). Es un intento de negar la condición perecedera de lo real.
Lo que realmente es “el instante que se desvanece” y esto es lo que realmente hay que amar. Amarlo como si fuera a repetirse hasta el infinito.
Visto así, en el instante se anuda la eternidad.

Nietzsche dijo que la idea del “eterno retorno de lo mismo” era su pensamiento más profundo. Su intención no es hacer una teoría de la evolución del universo, la cosmología le da igual. Su intención es puramente axiológica, moral: enfatizar sobre la importancia del momento presente dándole un carácter de inmortalidad: vive cada instante como si fuera a repetirse eternamente. Piensa que cada cosa que hagas con tu vida va a repetirse por siempre, tu dolor o tu risa resonarán por toda la eternidad.
“Suponiendo que digamos sí a un solo instante, al hacerlo no es solamente a nosotros a lo que hemos dicho sí, sino a toda la existencia. Nada, en efecto, tiene consistencia por sí solo, ni en nosotros ni en las cosas; y si nuestra alma ha vibrado, como una cuerda, y resonado de felicidad una sola vez, entonces todas las eternidades eran necesarias para producir tal acontecimiento, y la eternidad toda entera queda, por ese instante único de nuestra aquiescencia, salvada, rescatada, justificada y aceptada.” (Fernando Savater: De la voluntad de poder.)

Lo que ya ha sido, lo que “pasa”, el pasado, frente al cual la voluntad de poder, el superhombre se encontraban impotentes se convierte por obra del eterno retorno en futuro. Lo que sucede pierde la vacía frivolidad de lo que “no volverá”, se libera de la “insoportable levedad del ser”, adquiere peso, el peso de la eternidad sin dejar de ser tránsito.

/\\
\\/

7 comentarios:

  1. Curioso y interesante lo que cuentas.Also sprach Zarathustra. Ein Buch für Alle und Keinen de Nietzsche siempre me gusto y musicalmente por Eumir Deodato tambien.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno...no sé si he pillado del todo el texto...pero creo que me sitúo en un lugar intermedio.
    Desde mi punto de vista, cada persona realiza una importante aportación a la evolución, no cabe duda. Desgraciadamente, parecemos sumisos al eterno retorno, a la repetición cíclica, y pienso que la falta de memoria, la manipulación de la fé, los intereses económicos y la execrable educación que recibimos en las escuelas, y hasta diría que en nuestras casas, hace que se confirme esa teoría.
    Quizás haya resultado excesivamente arriesgado opinar. No sé si he pillado algo, jeje, es que con una cría subiendote a la joroba no resulta fácil, no. Saludos

    ResponderEliminar
  3. He caído en el blog por causalidad..y lo seguiré de ahora en adelante.

    Siempre he pensado que el "eterno retorno" era una gran metáfora que nadie supo/quiso entender. Una gran metáfora acerca de la vida y de cómo vivirla..cuya idea puede sintetizarse en esta cita de Nietzsche "Vive la vida de forma que quieras volver a vivirla".
    En esencia, el mensaje es que nos hagamos responsables de todas nuestras decisiones como si éstas fuesen a repetirse una y otra vez. Si tuviésemos esa consciencia más presente, la vida de muchos sería distinta..

    Es un poco arrogante, pero él también lo era, no¿?

    ResponderEliminar
  4. ¿Crees que la idea es arrogante?
    Creo que Nietzsche quizá sí que fuese arrogante en algunas de sus ideas, pero ésta por ejemplo no la veo para nada arrogante y te voy a explicar por qué.
    Mira que es raro, ya que con sus ideas del superhombre, le ha gustado destacar el poder ser ser humano y "subirle a los cielos", pero en este caso se puede apreciar el valor que da al tiempo, el dominio que le concede al tiempo y cómo basándose en antiguas culturas nos muestra que nos hemos equivocaodo al colocarnos por encima de un ente que está en otra dimensión, ni encima ni debajo de nosotros, sin embargo nosotros hemos querido pisarlo y sentir que lo controlábamos. Se puede decir que en esta caso Nietzsche baja al superhombre a tierra firme.

    Y en todo lo demás estoy completamente de acuerdo contigo.Actualmente la vida es un "tempus fugit", un "carpe diem" donde el instante se esfuma y desaparece como si nunca hubiera ocurrido. La esencia del eterno retorno está en que el instante no desaparece sino que se "encadena" a la eternidad como dice Nietzsche repitiéndose por siempre de ahí el peso y la responsabilidad de todos y cada uno de nuestros actos.

    Pero está claro que sería imposible desarrollar la teoría del ETERNO RETORNO en una sociedad como la nuestra, donde la conciencia cada vez es una cosa más escasa (¿qué es eso?,se preguntarás algunos) y la mayoría de las personas no soportarían la idea de cargar durante toda la eternidad con el peso de los actos que realicen en cada instante, ¿verdad?.

    ResponderEliminar
  5. hola!

    Me alegro que te gustara el blog, tu sueltanos los royos que quieras en los coments :D.

    Respecto a lo del mater, yo soy de asturias también y te juro que siempre hablamos de ellos como cuelebres no como serpientes y lo de los cuadros de eva y adán ni me enteré jajaja pero vamos que esta bien saberlo de aqui en adelante.

    Del Ouroboros dejare a mi compañero de blog que te lo comente que fue él el autor, que eche un vistazo a tu blog también, por cierto muy chulo.

    Un saludin

    ResponderEliminar
  6. Hola Interstela, entonces si eres paisana todo lo de la sidra y la madre sobra ;) y bueno la verdad que tampoco les pregunté a los dueños, te hablo por mera asociación de conceptos así que no te fíes mucho de mi criterio.
    Eso sí, un cuélebre sin alas... no tendría dignidad; como un dragón (ya me entiendes, jaj)

    Gracias por lo de muy chulo, comparado con el vuestro pues bueno, en fin... la verdad es que apenas paso por aqui, por decir que entro, escribo y me voy, pero se agradecen los ánimos ;)
    Y disculpa que ni siquiera me había fijado en que sois dos administradores, la costumbre...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante el sitio, a proposito de Nietzsche, he subido las obras completas de dicho autor en la siguiente pagina web, para quien quiera tenerlas a mano y consultarlas:
    https://sites.google.com/site/nietzschelibros/

    ya la filosofia indu trataba del eterno retorno Nietzsche un conocedor de la filosofia Griega Clasica,tambien, tenia tambien fuerte influencia del pensamiento induista, Nietzsche, vuelve a iluminar los pensamientos perdidos en la oscuridad de los tiempos, anda en busca del caminante, siguiendo su sombra....

    El concepto de instante es muy sugestivo, el instante pareciera ser lo unico que nos pertenece, sindo que ademas por ser un espacio temporal tan efimero, pareciera que no es nada, pero a la vez lo es todo. Y esa contradiccion, Nietzsche la soluciona aferrandose al valor de la vida, el valor del hombre como puente al hombre superior. Aunque reconoce la posibilidad de despreciar el instante, despreciar la vida y al hombre mismo frente a la inconmensurabilidad del universo, se decanta por valorar positivamente lo unico que tenemos, el instante, de ahi que su comversacion, sobre ese tema la lleve a cabo con un interlocutor a quien llama ENANO, es una forma de enfocar, la naturaleza de la relacion del hombre con el universo, un poco, ironica pero Nieszche, tiene mucho de la esa escuela. Lo que vio despues, el enigma del pastor y la serpiente, ... y del que a de venir eso si es mas dificl de interpretar.

    ResponderEliminar